Un nuevo estudio apunta a que la sensibilidad al gluten no celíaca es real

Un estudio reciente plantea que la sensibilidad no celíaca al gluten es un problema médico real y no un producto de la imaginación por la fiebre del “sin gluten”. Los investigadores afirman que algunas personas sufren síntomas diferentes de aquellos que son celíacos o que tienen alergia al trigo después de ingerir gluten.

El profesor e investigador de medicina de la Universidad de Columbia, Armin Alaedini, comenta: “No sabemos qué provoca esta respuesta, pero tenemos el primer estudio que muestra que se producen cambios biológicos en algunos individuos. En base a nuestros resultados, esperamos que haya un mayor reconocimiento de esta condición. Hay un sector de la población que no tiene la enfermedad celíaca o alergia al trigo, pero sí una sensibilidad al trigo.

Las personas con sensibilidad no celíaca al trigo parecen tener una barrera intestinal debilitada, lo que provoca una respuesta inmune después de comer alimentos que contienen la proteína del gluten. Según el estudio, los síntomas incluyen hinchazón, dolor abdominal y diarrea, así como fatiga, dolor de cabeza, ansiedad, problemas de memoria y problemas para pensar con claridad. Los pacientes del estudio no tienen la enfermedad celíaca. Asimismo, no tienen una alergia al trigo, que por lo general provoca reacciones alérgicas como urticaria, picor en los ojos o dificultad para respirar, pero sin afectar a largo plazo al intestino delgado.

Hasta ahora, los médicos no han sabido qué hacer para ayudar a estas personas y tampoco tenían conocimiento de lo que les afectaba. “Básicamente, este grupo se ha quedado fuera y casi relegados a entender las cosas por su cuenta“, dice Alaedini. “Algunas personas incluso han sido acusadas ​​de imaginar esta dolencia.”

Se estima que entre un 0,5% y el 6% por ciento de la población general puede tener esta sensibilidad no celíaca al trigo

El análisis de 80 pacientes con sensibilidad no celíaca al trigo descubrió que estas personas experimentan una respuesta inmune al gluten menos focalizada y más amplia que la encontrada en la enfermedad celíaca. Estos pacientes fueron estudiados junto a dos grupos de control de 40 personas cada uno: uno de ellos celíacos y otros sin ninguna patología.

Los resultados sugieren que la gente con sensibilidad no celíaca al trigo sufren de una reacción inmune grave, ya que los microbios y las partículas de los alimentos pueden filtrarse a través de la barrera intestinal y también hacia el torrente sanguíneo. “Esta barrera intestinal es muy importante en la salud. Mantiene todas esas bacterias y moléculas de los alimentos aislados del resto del cuerpo y por tanto previene respuestas inmunes que puedan provocar alguna enfermedad“, dijo Alaedini.

Esta infiltración no se produce en la enfermedad celíaca, a pesar de los daños que el gluten causa al intestino en los pacientes celíacos.

Ahora, el doctor Alaedini y su equipo planean investigar qué provoca el debilitamiento de la barrera intestinal descubierto en su estudio para poder tener más información sobre esta respuesta inmune al gluten en personas no celíacas o alérgicas.

Fuente: WebMD

Anuncios