Nosotros

Un buen día te levantas y decides ir al médico: esos dolores no son normales.

Tras varias pruebas y análisis, el médico te dice que eres celíaco. El médico te lo repite al ver que no parpadeas: celíaco.

Celíaco

No hay manera. No entiendes nada. Le preguntas al médico qué significa exactamente ser celíaco y te responde: “no te preocupes, puedes hacer vida normal, pero hay cosas que no podrás comer”. Y se queda tan ancho.

Esta anécdota (totalmente cierta) refleja el enfoque de este blog. No queremos lamentarnos. Publicaremos artículos que no estarán directamente ligados a la celiaquía, pero que sí lo están con la salud. Los celíacos no somos diferentes. Simplemente no comemos algunas cosas. Pero el resto es exactamente igual.

No sólo es posible una vida absolutamente normal con esta enfermedad: es mandatorio. Este es nuestro granito de arena que aportaremos en ayuda o consuelo de todos los celíacos tardíos.

Si quieres ponerte en contacto con nosotros puedes hacerlo aquí 🙂